Alexander Fleming salvó de la muerte a Winston Churchill con penicilina #rumor

Rumor – Médico e investigador Alexander Fleming, descubridor de la penicilina, tendría salvado la vida del ex Primer Ministro inglés, Winston Churchill, con su descubierta.

En la antigüedad, muchas personas acabaron muriendo debido a la falta de tratamiento médico eficaz contra algunas enfermedades. Fue el caso de la Peste Bubónica (Peste Negra) durante la Edad Media, que mató al menos 30% de la población de Europa.

Haga clic y da un “me gusta” en Facebook


Sigue en Twitter:

Ya en los días actuales, las investigaciones relacionadas a medicamentos evolucionaron bastante y muchas descubiertas trajeron alivio para diversas enfermedades. Uno de los casos más emblemáticos fue la descubierta de la penicilina, en 1928, por el médico e investigador Alexander Fleming. Ella fue el primero antibiótico utilizado por los médicos.

Y de acuerdo con una historia que circula en el internet, Alexander Fleming jamás tendría descubierto la penicilina si no fuera por el padre de Winston Churchill. Según se está diciendo, el padre de Fleming tendría salvado a Churchill de un ahogamiento en un lago. En agradecimiento, el padre de Churchill, que hacía parte de la nobleza británica, pagó los estudios de Alexander Fleming en una renombrada universidad, llevando al descubrimiento del antibiótico, que más adelante salvó Winston Churchill de la muerte otra vez. Confiera:

Fleming salvó de la muerte a Winston Churchill

Alexander Fleming, el descubridor de la penicilina. Como cada día, Fleming, un agricultor pobre de Inglaterra, estaba trabajando la tierra para poder mantener a su familia, cuando escuchó a alguien pidiendo ayuda desde un pantano cercano. Inmediatamente soltó sus herramientas y corrió hacia aquel lugar.

Allí, enterrado hasta la cintura en el lodo negro, estaba un niño aterrorizado, gritando y luchando tratando de liberarse del lodo.

Fleming salvó al niño de lo que pudo ser una muerte lenta y terrible. Al día siguiente, un carruaje muy pomposo llegó hasta las propiedades del agricultor. Un noble inglés, elegantemente vestido, se bajó del vehículo y se presentó como el padre del niño que Fleming había salvado:

-“Quiero recompensarlo,” dijo el noble británico. “Usted salvó la vida de mi hijo”. – “No puedo aceptar una recompensa por lo que hice”, respondió Fleming, rechazando la oferta. En ese momento, el hijo del agricultor salió a la puerta de la casa.

– “¿Es ese su hijo?” preguntó el noble. – “Sí,” repuso el agricultor lleno de orgullo. – “Le voy a proponer un trato. Déjeme llevarme a su hijo y ofrecerle una buena educación. Si él es parecido a su padre crecerá hasta convertirse en un hombre del cual usted estará muy orgulloso.” Fleming aceptó.

Con el paso del tiempo, el hijo de Fleming el agricultor se graduó en la Escuela de Medicina de St. Mary’s Hospital en Londres y se convirtió en un personaje conocido en todo el mundo, el notorio Sir Alexander Fleming, el descubridor de la Penicilina.

Con un cierto retraso, la fama alcanzó por fin a Alexander, quien fue elegido miembro de la Royal Society en 1942, recibió el título de Sir dos años más tarde y, por fin, en 1945, recibió el premio Nobel. Alexander Fleming falleció en Londres, el 11 de marzo de 1955.

Algunos años después, el hijo del noble inglés, cayó enfermo de pulmonía. ¿Qué lo salvó?.. La Penicilina. ¿El nombre del noble inglés?… Randolph Churchill. ¿El nombre de su hijo?… Sir Winston Churchill. Y luego dicen que las pequeñas cosas no son importantes.

¿Alexandre Fleming salvó de la muerte a Winston Churchill con penicilina?

Esta historia resultaría en una película, ¿verdad? Además de ser muy emocionante (y con un final feliz), ella también muestra que estar en el lugar cierto en el momento cierto puede hacer toda la diferencia. Pero, cuando todo parece lindo y perfecto, hay que desconfiar y en este caso con razón: esta historia es completamente falsa. Ahora vamos entender mejor.

Tratase de una historia vieja que siempre regresa en el internet, principalmente, en las redes sociales. En 2009, según la Sociedad Internacional Churchill, un hombre llamado Ken Hirsch tendría descubierto que la primera versión de este rumor fue publicada en 1944 en una revista intitulada “Dr. Salva-vidas”. El contenido fue firmado por Arthur Gladstone Keeney.

Y también de acuerdo con la Sociedad Internacional Churchill, la historia no pasa de una mentira. Ellos incluso escribieron un texto explicando el motivo porque esto no es real: los datos no coinciden.

Entre ellos, podemos citar el uso de la penicilina que tendría salvo de la muerte a Churchill después que él tuvo neumonía. Según los investigadores, no existen registros de que Churchill hubiera tomado penicilina en sus crises de neumonía. En verdad, el ex Primero Ministro británico tendría cuidado de su enfermedad con sulfadiazina, en la época, producida por la farmacéutica “May and Baker” (y por eso, Churchill se refería a la medicina como M&B).

En el libro basado en los diarios de Lord Moran, médico de Churchill, él cuenta que el político llegó a consultarse con Alexander Fleming en 1946, debido a una infección estafilocócica que era resistente a la penicilina. Pero, nada más.

Además, no existen registros de que Lord Randolph (padre de Winston Churchill) tenga pagado por la educación de Alexander Fleming. En verdad, Fleming fue a vivir en Londres con su hermano más viejo cuando aún era adolescente y finalizó sus estudios en la educación básica. Su facultad de medicina tendría sido financiada por la herencia de un tío que había muerto. 

También no existen registros de un casi ahogamiento de Churchill en aquella época, tampoco en otra. Mucho menos él nadaba en un lago cerca de la casa de la familia Fleming.

O sea, la historia no hace el menor sentido y está llena de errores históricos. El hecho es que Churchill no fue salvo por la penicilina (en sus peores crises de neumonía, el utilizó otra medicina) y mucho menos Alexander Fleming tuvo sus estudios financiados por Lord Randolph Churchill. Así siendo, aunque sea bonita, esta historia que están circulando es un #rumor.

PS: Este artículo fue originalmente producido en portugués por Kyenne Becker en Boatos.org.

PS: Usted puede sugerir un tema para el Hablillas.org aquí en el sitio, en nuestra página en el Facebook o en el WhatsApp (+55 61 994325485).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *